La cita de la semana


"Nueve personas no pueden gestar un bebé en un mes"

Wernher von Braun.


miércoles, 10 de septiembre de 2008

¿Y si se nos come un agujero negro?

El Centro Europeo de Estudios Nucleares (CERN) ha probado hoy por primera vez el Gran Colisionador de Hadrones -o LHC en sus siglas en inglés-, un enorme acelerador de partículas situado a los dos lados de la frontera de Francia y Suiza. Un paso enorme para la ciencia, ya que se podrán efectuar experimentos con partículas subatómicas que nunca se habían podido ejecutar.

La inauguración ha sido un éxito, tanto que hasta el Rap de los Hadrones, compuesto para explicar lo que es el LCH en sí se ha convertido en un hit parade mundial con 400.000 descargas.

Pero lo curioso del asunto es que hay científicos que al más puro estilo Efecto 2000 -¿Recuerdan ustedes cómo se iban a parar todos los ordenadores y máquinas del mundo el 1 de enero de 2000?- han declarado que esto podría ser el fin de la tierra. Vamos, que una colisión de hadrones podría crear un agujero negro que se tragara al planeta y a todo el sistema solar de paso.

Parecerá una tontería, pero no lo es. No por la posibilidad, que en Física siempre existe aunque el porcentaje de ocasiones en las que ocurra sea ínfimo hasta más no poder, sino porque esto ha terminado en los juzgados con científicos intentando frenar estos experimentos vía judicial. Javier Armentia, astrofísico y director del planetario de Pamplona lo explica de maravilla en este artículo de El Mundo digital.

Pues bueno, quizás dentro de un segundo no podamos discutir si tenían razón o no estos científicos catastrofistas... por eso lo mejor será disfrutar de lo que tenemos sin más preocupaciones.

2 comentarios:

Topo dijo...

hola. Soy el anónimo que ha firmado al de "odioatodoelmundo". Es amigo mío e intento que en su blog haya comentarios varios. No tienen que ser todos buenos, porque últimamente ha estado muy subidito con su blog.Asique una pequeña lección. No le comentes nada, porque se desmoralizaría, ¿ok?. ;)

El Charolito dijo...

estamos jugando al dioses y un día lo pagaremos. Pero mientras, carpe diem, amigo